INICIO
EUGENIO BURZACO
OPINION
PRENSA
CONTACTO
01-07-2012
“Despenalizar la droga en la Argentina de hoy es un disparate”
"Con el mal copiado de las leyes de despenalización del consumo de drogas de otros países estamos haciendo un Frankestein”, aseguró Eugenio Burzaco en diálogo con El Tribuno.
    
Como militante del PRO fue legislador y estuvo a cargo de la Policía Metropolitana. En las últimas semanas fue uno de los disertantes que analizó en las reuniones de Comisión del Congreso los proyectos de ley para la despenalización de consumo de drogas.
  
  
 
Advirtió que tiene un postura totalmente contraria a lo que plantean los proyectos y analizó cuáles son los puntos con los que no coincide. Reconoció que existe un abandono en las acciones contra el narcotráfico en el país y un fuerte aumento del consumo de drogas en los jóvenes.  "Hay una negación del problema. Despenalizando no se va a resolver la situación”, aseguró.

 En cuanto al avance de algunos de los ocho proyectos de ley que se presentaron al Congreso para despenalizar el consumo de drogas, el exlegislador aseguró que si existe voluntad legislativa para que esto avance, así será y se convertirá en norma alguna de las propuestas. Lejos de apoyar la despenalización del consumo, Burzaco cuestionó la ausencia de un marco judicial penal:
  
¿Cuál es su análisis sobre los proyectos de despenalización del consumo de drogas que se analizan en el Congreso?
  

Tengo una posición negativa. Creo que los proyectos tiene muchas falencias graves, no cierran en el tipo penal con esto de que no está claro cuál es la cantidad de droga que se permitirá para consumo y cuál es considerada narcotráfico. Parecería que se va a poder consumir libremente pero tampoco aclara si se va a poder consumir en la vía pública. Algunos fueron más allá y hablan de la provisión de drogas por parte del Estado. Creo que en la Argentina de hoy esto es un verdadero disparate. El país ya es un consumidor importante de drogas además de un productor y estas ideas, como están, no van a generar más que problemas.
 

Los proyectos de ley que se presentaron en el Congreso no determinan cuál sería la cantidad de droga que podrían tener los consumidores y, se según lo dice la misma letra de ley, se permitiría la fabricación casera de estupefacientes. ¿Cómo se va evitar que esto se comercialice?
  

Lo que dicen estas leyes es ridículo. Francamente me parece que Argentina no está en condiciones, ni el sistema de salud ni la realidad del tráfico de drogas que se ha generalizado tanto ni el combate al microtráfico, porque en realidad a la droga no solo se la vende en las escuelas o en las esquinas. No hablar de parámetros y de las cantidades de drogas lo que único que va hacer es facilitar el tráfico en su último eslabón. Lo que a mí me preocupa, hasta como padre, es que la droga va a estar más disponible para los jóvenes. Me parece que esta es una visión rotundamente equivocada y he expuesto mi posición en el Congreso y lo acompañé con algunos artículos en los diarios. Mi posición es totalmente contraria porque estoy convencido de que esto va a empeorar la situación. Es más, le diría que esto va a hacer más difícil el acceso de los chicos más pobres al sistema de salud, porque si un juez no puede atender un caso de consumo no puede dictaminar que el chico reciba atención médica. Al quitarle toda intervención a la Justicia, si no es por parte del Estado, estos chicos no tienen ninguna posibilidad de tratamiento.
   

¿Considera que habría que reformar la atención de salud pública a los consumidores de drogas?
  

En la actual ley creo que hay que cambiar algunos aspectos serios. No creo que se deba mandar a prisión a un consumidor, porque un consumidor es un enfermo y la prisión no lo va a ayudar a resolver el problema. Con lo cual en todo el mundo se busca la atención de estos casos. Lo que no hacen en casi todo el mundo es sacar la intervención penal. Acá van por todo y creo que es una rareza. Otro tema importante es que la ley debe marcar claramente la potestad de la justicia penal, que tiene que intervenir en estos casos. Francamente los tratamientos de rehabilitación son costosos, la voluntad del chico muchas veces se ve debilitada por su consumo de drogas, por lo tanto pretender que un joven de bajos recursos por sí mismo busque tratamiento es una ilusión. Estos proyectos van a dejar más desprotegidos a los chicos que ya están desprotegidos.
  

¿Qué medidas se podrían aplicar para bajar el consumo de paco?
 

Los principal es terminar con los laboratorios de droga en la Argentina. El paco es una droga que se ha generalizado porque es producida en el país. Es el remanente de lo que queda de la pasta base y la mezclan con todo tipo de porquería y se la dan a nuestros jóvenes. Destruyendo los sentidos, el cerebro y llevándolos incluso a la prostitución para poder conseguir la droga. Lo fundamental es ser muy duro con el narcotráfico y en ese sentido creo que hay carencias que son estructurales y que ya llevan mucho tiempo. Lo que pasa con nuestro espacio aéreo es inaudito, que no haya custodias móviles en las fronteras. En Salta a esto lo sufren muy cercanamente. Creo que hay que preparar un ataque muy duro para evitar que se dé un nivel de adicción aún más grande y que convierta nuestros chicos en verdaderos esclavos. El país está en condiciones de hacerlo, lo que pasa es que hay una negación del problema. Despenalizando no se va a resolver esta situación.
  

Con los proyectos de ley que están en el Congreso se buscaría despenalizar el consumo pero no la venta, ¿entonces cómo van a hacer los consumidores para comprar la droga?
 

Es un voluntarismo. Cuánto va a tardar el juez en determinar si el consumo es legal, por ende, si la droga para consumo es legal, entonces por qué la venta es ilegal. Aquí hay una analogía hacia la despenalización total. Creo que con el mal copiando los proyectos de otros países estamos haciendo un verdadero Frankestein. Con estos proyectos de ley en un país en el que ya el consumo es muy alto es realmente peligroso. Pensar que no pasa nada, que no está mal y sacando la instancia penal, soy un convencido de que el consumo debe tener una instancia judicial. No hay que darle el mensaje a los jóvenes de que si consumo no pasa nada y sobre todo no hay que dejar instancias que le faciliten el negocio a narcotraficantes.
 

Uruguay analiza un proyecto de ley para que el Estado controle la venta de drogas. ¿Un proyecto así se puede aplicar en Argentina?
  

Los que abordan este tipo de medidas extremas afirman que las personas en su ámbito privado pueden hacer lo que quieran. Y bueno, si se quieren drogar en el ámbito privado las acciones de una persona son privadas. Lo que pasa es que el consumo de drogas en una persona tiene efectos no queridos. No solo sobre una persona, sobre su familia y también sobre la comunidad porque, por ejemplo, se suben a un auto luego de consumir y hacen un desastre. Entonces las acciones privadas de una persona se limitan en todo el mundo para evitar un daño público por la salud y en busca de la mayor seguridad para la población. Entonces, entender con facilismo y evitar una interpretación más profunda de qué efectos va a tener el consumo sobre nuestro sistema de salud, qué efecto va a tener sobre nuestras familias, sobre nuestros jóvenes, hace una severa simplificación y es un camino incorrec to.
  

Según su análisis, ¿alguno de los proyectos avanzará en el Congreso?
  
Ya no soy diputado, pero creo que si avanza es porque hay voluntad legislativa de que avance.