INICIO
EUGENIO BURZACO
OPINION
PRENSA
CONTACTO
11-10-2012
Burzaco: "No vengo a hacer expulsiones"
Luego de la tormenta interna que se desató en el PRO, ayer asumió el interventor Eugenio Burzaco para normalizar el partido y dejó un mensaje conciliador: "No vengo a hacer castigos ni expulsiones, ni a cobrar venganza contra nadie”, aunque dejó en claro que "aquel que trabaje para la ‘chiquita’, para cerrar el partido y para no ampliarlo, va a quedar afuera de este proceso”.
 
La señal fue en dirección a evitar las divisiones que se generaron en el núcleo del partido y que culminaron con la destitución del presidente, Hugo Ramírez, por parte de la asamblea que le respondía al vicepresidente, Gustavo Raverta. En ese sentido, Burzaco destacó que el mandato que tiene desde la dirigencia nacional del PRO es "trabajar en conjunto” y "que hace falta consensos y acuerdos”. Por esa razón, destacó que mantendrán la alianza con Producción y Trabajo de Roberto Basualdo.
 
Burzaco es un hombre de confianza de Mauricio Macri, fue diputado nacional y jefe de la Policía Metropolitana. Durante 180 días, tendrá la misión de normalizar el partido ya que, por la intervención decidida por la dirigencia nacional, las autoridades locales cesan en sus mandatos y los órganos de dirección quedan disueltos. Entre las tareas que deberá llevar a cabo, la principal es convocar a elecciones. El interventor explicó que su intención es tratar de lograr una lista de unidad, pero que todo el proceso puede dirimirse a través de internas, aunque explicó que no es lo ideal: "La gente quiere vernos unidos”.